Bendición para recibir fuerzas


En el nombre de Jesús, hoy le pido a Dios Padre que te bendiga para que te llenes de su fuerza y que así alabes y glorifiques su presencia en ti, puesto que Èl es tu roca y tu torre fuerte. Èl es la fuente de toda tu energía y sólo Él puede dar poder al débil y fuerza al que no la tiene. Aun los más jóvenes y los más fuertes tienen momentos en los que se sienten débiles. Pero tú renovarás las fuerzas en la medida en que esperes en el Señor. Tendrás la capacidad de remontarte a lo alto como las águilas. Entonces correrás y no te cansarás, caminarás y no te caerás en el camino. Clama a Dios para que esta bendición suya te conceda la fuerza suficiente para cumplir cada tarea que esté en sintonía con su santa voluntad. Que la fuerza del Señor en ti, te sirva para asumir los trabajos más difíciles, aquellos que ninguno de tus hermanos quiere tomar. Que esa energía que viene de Dios te guíe para sostener a los débiles, sin ufanarte de las fuerzas que posees, ya que haz de tener siempre presente que ellas vienen del Señor y de su bendición.

Amén.

Comentarios

Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Querido hermano en XTO.JESÚS, en el SEÑOR recibimos las fuerzas que necesitamos para el camino. Y cuando estamos unidos, ÉL está en medio de nosotros dándonos su aliento y su ESPÍRITU para que no defallezcamos y continuemos la lucha.
En este sentido y como si de una palmdita se tratara quiero compartir con ustedes este nuevo premio que reconoce la generosa labor de proclamación y defensa de los valores que enriquecen y promueven el bien común en todas las cosas de la vida.
Me gustaría que tanto tú como Angélica, tu esposa,uno para cada uno por sus generosas labores en bien de los valores, acepten este premio que les dejo en: salvadormisvivenciaseinquietudes.blogspot.com/2009/03/reflexionando-en-voz-alta.html
Un fuerte abrazo.
luispdzp dijo…
Gracias amigos Javier y Salvador por sus comentarios, en especial a mi hermano Salvador por este premio, que lo recibo en nombre de mi esposa, y de mis lectores y seguidores que hacen posible con el favor de Dios y el Espíritu Santo que este blog continue con esta bella labor educativa y evangelizadora.

Dios los cuide.